Saturday, April 7, 2012

¿Bohemia, sabía usted que...?

Ya sabemos que el concepto de bohemia alude a la vida despreocupada que los escritores se empeñan en copiar; es así que el falso romanticismo ha reducido la autenticidad —ingenua pero autenticidad al fin— intelectual a unos cuantos símbolos, como iglesia a su doctrina. Pero el decursar del término es más curioso que el concepto, y también más simple; porque refiriéndose a la región de la relativamente antigua Checoslovaquia, era un término genérico que designaba a los gitanos. Es sabido que, en su mayoría, los gitanos provienen de Europa central; no que sea su origen, sino que es la región en que más se habían concentrado demográficamente, y desde la que se esparcieron al resto del continente. Fueron los primeros románticos franceses los que incorporaron el término en su valor genérico, que no el estilo de vida; eso ocurrió después, cuando los románticos posteriores, ya puramente germánicos y sturndrágicos lo asumieron en ese sentido que los marcaría como un sello. De ahí a la majomía tertuliana de hoy día, que en realidad copia a los polvosos cenáculos de que descreyeron aquellos romáticos; pero que para poder autenticarse recurre a ese imaginario a que quedó reducida la autenticidad romántica, que se basaba precisamente en las fuertes y rudas individualidades más que en la cortesanía.


Descubrimientos curiosos y banales como estos, que hacen deliciosa a la trivia, son los que trae la experiencia de traducir clásicos; como el Gaspar de la noche de Don Aloysus Bertrand, que será la próxima entrega en formato electrónico de Ediciones Itinerantes Paradiso; en traducción original y atrevida, que no dudó ante la exigencia del neologismo con tal de salvar la textura.





Seja o primeiro a comentar

  ©Template by Dicas Blogger.

TOPO