Wednesday, September 29, 2010

Yvón López Arenal

Para acceder al blog de Yvón López Arenal, pulsar en la dirección URL debajo del post.

http://yvolare.blogspot.com/

Tuesday, September 28, 2010

Magali Boix, el Poster

Presentación del poster para el video Mira como he venido, sobre la actriz Magali Boix.

Oscar Alvarez y la Parametración en Cuba, proceso y victoria

Next in time

Friday, September 24, 2010

La nada y el todo, lo cotidiano en Zoe Valdés

Tuesday, September 21, 2010

Who is Magali Boix?

Iván Cañas ve a Lezama Lima

Friday, September 17, 2010

Coffee Party

Thursday, September 16, 2010

Sergio Giral, el espectro interminable

Jueves de Cine Club-I

Sergio Giral aporta su propio contexto individual al cine cubano, es un negro cubano-norteamericano de antes de 1959, criado en los estados Unidos; para él el problema negro carece de matices, puede detectar sus coordenadas, que son las mismas de una punta a la otra. El Instituto del Arte y la Industria Cinematográficas [ICAIC} le brindó los recursos institucionales para producir un discurso; que él sin embargo, no reduce a la vulgaridad del bien contra el mal, que es lo que determina a toda épica. Más sutil que eso, lo intelectualiza y se recrea en una de las partes; pero sería injusto pedirle una objetividad que resultaría inhumana por demás, es lógico que insista en una parte que siempre ha resultado la desfavorecida, además de la suya.

El resultado son filmes de extrema confrontación, como la trilogía en que se justifica lo negro hasta lo grandioso; como en Cimarrón, Rancheador o Maluala. Pero stos son sólo unos de una buena lista, con otros títulos como El otro Francisco o la adaptación de María Antonia, que dan rienda suelta a la gran justificación estética del negro; bien que con una mirada un poco romántica, pero al fin y al cabo se trata de una épica, que no desconoce la tragedia sentimental, como en esa adaptación de María Antonia; o El otro Francisco, que experimenta lo documental a propósito de un patetismo romántico para ver lo que sostiene el drama.

Giral resulta en un pintor excelente de dramas de la realidad cubana, que ni siquiera precisa del realismo para su pictografía; son problemas dialécticos, de principios que se encuentran y mal se avienen en ese primer momento, que es el momento mismo del cineasta. Al final, el director termina como todos los cubanos en la irrealización de Miami, y hasta podría preguntarse si valió la pena; pero eso poco importa, lo que importa es el cine que produjo y que está ahí, extendiéndolo como un espectro interminable.

Tuesday, September 14, 2010

Reinaldo García Ramos, el cuerpo al borde de esa isla

Monday, September 13, 2010

¡Felicidades Armando Añel!

Reciprocar es bueno, es elegante y denota buen gusto, lo que es una garantía hacia el futuro; además, es también una ocasión de ser feliz, cuando uno puede devolver un regalo o equipararlo en la generosa espontaneidad. Por eso quiero felicitar a Armando Añel, el editor de Cuba Inglesa, el blog que siempre me abrió sus puertas; que hoy llega a la sublime edad de [censurado], y que deseamos que pase muy bien, en compañía de todos los que lo rodean, haciendo votos por la buena realización de sus anhelos y proyectos.


Sunday, September 12, 2010

Llegando, Leo Selís

Saturday, September 11, 2010

Revista Mariel, García Ramos, El borde de la isla

Friday, September 10, 2010

La pregunta In-Pertinente

En los comentarios sobre cine, alguien preguntó si Sara Gómez sería comunista hoy día; pero ante el estupor por la pregunta, cabe rescatarle la discutible pertinencia, porque su valor está en lo que refleja y significa. Afortunadamente es sobre una persona fallecida, de modo que no es posible saber si hoy sería una cosa u otra; pero sí llama la atención ese tipo de pregunta a estas alturas, cuando nadie sabe a ciencia cierta hacia dónde quedan la derecha y la izquierda. Al menos si recordamos que el llamado exilio histórico cubano en Miami es de procedencia revolucionaria, aunque aintifidelista; es decir, de filiación de izquierdas, sin que siquiera se le pueda definir en un sentido u otro por lo inconsistente, burdo y manido.


Es ahí donde reside la pertinencia de esa pregunta, en el simplismo que secuestra a la cultura política cubana; y tanto allá —de donde se huyó— como acá, porque de lo que se trata es de la hipocresía de todos los cazadores de brujas, serruchadores de piso y oportunistas. Que eso pase en la Habana es apenas natural, que de ahí nos fuimos por eso —al menos los que saben por qué se fueron—; pero que haya que enfrentar semejante cuestionamiento en esta orilla a la que se vino a recalar, es por lo menos frustrante. También indigna, porque esa porquería es lo que esta ciudad se deja hacer; ser vilmente chantajeada por chulos y chambeloneros, y todo por esa manía de no encarar la verdad. El hecho incierto de que Sara Gómez fuera o no comunista hoy día, palidece ante certezas como haber sido la primera mujer —negra por demás— que realizara un largometraje en Cuba; y nada menos que bajo la tutela de Tomás Gutiérrez Alea, que pudo realizar en ella su propia fusión y escolástica.

Tuesday, September 7, 2010

Nelson Jiménez

Monday, September 6, 2010

Soy Cuba

Entre los vínculos dejados en comentarios para esta serie sobre cine cubano, el de Soy Cuba es particularmente llamativo; porque recuerda esa contradicción ya mencionada de aquel momento en que los rusos se enfrentaron al fenómeno caribeño, y a estas alturas uno comprende la fascinación. No por gusto, uno de los grandes aportes de la Guerra Fría fue la celeridad en el proceso de mestizaje; por esa violencia con que los cubanos irrumpieron en la sexualidad rusa, igual de bastos pero no por eso menos extraños uno para el otro. Cuba, evidentemente, era la posibilidad de corrupción para el estoicismo ruso; ahí está claro que no se templó el acero sino que se le derritió poquito a poco, muy a pesar suyo y de su derritiente, a pura sensualidad.

Por demás, esa grandilocuencia operática del cine ruso, que hace que la película desborde el escenario habanero con su aire de gran cantata; no importa si reconocemos las calles, los perfiles y los movimientos, son máscaras de otro drama, ajeno. Ver Soy Cuba es como ver Solaris o La comisaria, o El acorazado Potenkin, hasta el Hamlet o el Quijote rusos; y la desigualdad en los títulos no es gratuita, porque no se trata de frutos puntuales sino de género, el género ruso. Todo fue, entonces, como un gran experimento estético, a eso se reducen nuestras tragedias existenciales; no es poco, toda la vida cobra sentido por un instante único que la ilumina, y el faraonismo de Soy Cuba podría reconciliarnos con no pocas cosas; con tal que esquivemos el simplismo, claro, que del idiotismo político es de lo que huímos.

Sunday, September 5, 2010

Filminutos

Thursday, September 2, 2010

Cuentos del Alhambra

Luis F. Bernaza

  ©Template by Dicas Blogger.

TOPO